https://www.diariodeibiza.es/opinion/2019/08/20/crisis-migrantes/1086527.html

LA CRISIS DE LOS MIGRANTES
* Por Octavio Pertot, presidente de Ibiza Conciencia.

Estamos viviendo un momento muy crítico, dentro de una época tremendamente crítica para las personas que deben huir de sus tierras natales debido a la violencia extrema de la guerra o la miseria extrema, que también conlleva violencia estructural y es causa y consecuencia de continuos y permanentes conflictos bélicos en un sinfín de regiones del planeta, algunas tan cercanas como Oriente Medio y África.

Estamos viviendo un momento muy crítico con varias pateras, supuestamente provenientes de Argelia, llegadas a las cuatro Islas Baleares durante los últimos días, con cerca ya de un centenar de personas detenidas como si fueran criminales, personas que en su mayoría no superan los 20 años y de los cuales una gran parte son menores de edad, niños que han abandonado sus hogares y sus familias lanzándose al mar en pequeñas embarcaciones precarias para alcanzar una oportunidad de un futuro más digno. Nadie arriesga su vida por placer ni por codicia. Tampoco son terroristas ni traficantes, ya que es bastante obvio que esos no necesitan llegar en pateras.

Estamos viviendo un momento muy crítico con centenares de personas rescatadas de una muerte segura por parte de varios barcos de ONGs, todas en el área de la vía más peligrosa del planeta para migrar hoy por hoy, el Mediterráneo central. Más de medio millar de personas en condiciones deplorables que solo deberían recibir asistencia y apoyo luego de todo lo que ya han sufrido, pero que Europa se encarga de mantenerlos en un nuevo infierno al negarles derecho de asilo y ni siquiera una urgente atención médica y psicológica. Mucho «blabla» sobre los «valores europeos» y ni un mínimo de humanidad.

Estamos viviendo un momento muy crítico en nuestra frontera sur, con las prisiones para extranjeros (los CIEs) absolutamente desbordadas, y con acuerdos estatales y europeos con Marruecos, al igual que ya pasara con Libia, para que haga el trabajo sucio de intentar frenar los flujos migratorios como sea, utilizando para ello los métodos más represivos de un estado policial y violando continuamente los derechos humanos más fundamentales.

Estamos viviendo un momento muy crítico en Italia con su gobierno neonazi represor y en también Grecia, donde el desamparo y la persecución a las personas refugiadas, la mayoría familias de Siria en situación de calle, es cada vez mayor, al igual que en Turquía y buena parte del Este de Europa.

Todo lo anteriormente nombrado, apenas resumido, es solo una parte de la absoluta emergencia humanitaria que se está viviendo alrededor nuestro en esta región del planeta, a unos cientos de kilómetros de nuestra casa, de nuestro lugar de trabajo y de la playita que tanto nos gusta disfrutar con nuestros seres queridos.

Si abrimos el encuadre y recorremos el resto de continentes, la lista es interminable e imposible de digerir. Hambrunas, guerras, explotación, emergencia climática, éxodos masivos en todas las latitudes. Ante todo esto, cómo pretender que nadie se mueva de «sus patrias», que cada persona se condene a una vida sin oportunidades para sí y su familia por el hecho de haber nacido en un lugar y no en otro, lo cual en este mundo tan globalizado, paradójicamente, le priva de todo derecho.

Los españoles somos una cultura de emigrantes e inmigrantes, por los siglos de los siglos, por lo que deberíamos tenerlo muy presente y demostrar bastante más empatía y compasión ante esta tragedia humanitaria tanto regional como global.

Por ello, desde el equipo de Ibiza Conciencia y todo el voluntariado de SOS Refugiados y SOS Yoga Ibiza, exigimos a las autoridades locales un trato digno a los chavales que han alcanzado nuestras costas. Y a toda la población ibicenca y balear, sobre todo tras leer infinidad de comentarios xenófobos y racistas, os rogamos que abráis vuestra mente y vuestro corazón, que lo que hoy están viviendo estos chavales lo podrían tener que sufrir nuestros propios hijos en un futuro no muy lejano. Nuestra isla está en el centro de un gran tablero geoestratégico y absolutamente nada nos garantiza que algún factor hoy impensable nos obligue a huir en masa el día de mañana.

También exigimos al gobierno español y a Europa, la apertura inmediata de puertos seguros para los barcos de Proactiva Open Arms y de Médicos Sin Fronteras, que hoy ya acumulan más de 500 personas de múltiples rescates. 500 almas que probablemente ya no respirarían en sus cuerpos, y de quienes no habría ni constancia siquiera, de no ser por la presencia nuevamente de las ONGs de salvamento en esa zona letal.

En conclusión, y aunque suene utópico, cabe recordar que las naciones y las fronteras son un artificio, producto de enormes derramamientos de sangre durante la Historia, que en realidad la única patria común debería ser la propia Tierra y que, por sentido común y ética, todos deberíamos trabajar para que la igualdad de oportunidades sea un hecho más allá de la ficticia «nacionalidad».

Necesitamos más respeto y solidaridad, por ellos ahora y también por el futuro de toda la Humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *